La radiación de Hawking

Esta nueva argumentación, sobre el funcionamiento interno y las cualidades de las ruedas, nos obliga a especular sobre el origen de la conocida como “radiación de Hawking”, para darle una explicación compatible con la teoría que expongo aquí, esta es:

 

agujero negro
Presentación artística de un agujero negro supermasivo en el centro de una galaxia. Imagen de ESO/L. CALÇADA

 

Cuando la materia-energética (la materia común y/o la antimateria) es comprimida en un agujero negro super-masivo, sus estructuras de quarks chocan entre sí o acaban cediendo a la presión y a la temperatura. Se descomponen en mesones, y liberan sus fotones super-energéticos que, guiados por la gravedad, son concentrados en sendos haces lumínicos que son los primeros en escapar por los agujeros blancos contrapuestos. Así es que, debe quedar suficientemente claro que esa radiación no se genera, ni escapa de la influencia de los agujeros negros, en la zona del horizonte de sucesos; sino que es absorbida junto con la materia y es la primera evidencia observable de la existencia de los agujeros blancos. Además, Esto también podría ser la explicación a las preguntas: ¿de dónde sacan, los sistemas cíclicos cosmológicos, la energía necesaria para rotar con esas velocidades? y ¿cómo se mantienen en funcionamiento, después de formarse? Porque las inmensas cantidades de energía liberadas serán mucho mayores conforme nos aproximemos a la singularidad; lo que aumenta el desequilibrio energético de las partes internas y externas del sistema, y contribuye a mantener el ciclo convectivo de materia y energía.