Tercera fase: Interacciones entre ruedas

Últimamente se especula con la idea de que los neutrinos tuvieron un papel protagonista en el inicio de evolución de la materia de nuestro universo y esta teoría de ruedas, como ven, la apoya completamente; aunque de una manera que debe haber sorprendido a muchos, porque en el modelo estándar están clasificados como leptones, por su apariencia ínfima. Forman parte de toda una familia de partículas que son capaces de “mutar” entre sí, en lo que se conoce como “oscilación de neutrinos”. En esta familia también se incluyen los electrones y positrones, con los que los neutrinos comparten numerosas propiedades, entre las que destaca el que todas interaccionan con la fuerza débil y no con la fuerte. En esta fase de la evolución de la materia arrojaré luz sobre todo esto, observando las posibles interacciones entre las ruedas y sus sorprendentes resultados. Pues, de la forma más sencilla, como he hecho hasta ahora, mostraré cómo la naturaleza se las puede haber ingeniado para crear todas las entidades que constituyen esa familia leptónica y también de qué manera se formaron los nucleones.

 

El lector comprenderá mejor la descripción de las interacciones que expongo aquí, si tiene presente lo siguiente:

1.- La rueda es el ejemplo más pequeño de ente que funciona siguiendo el “esquema especial simple”, generando su propio campo magnético y sus propios efectos: absorbente o de aspiración (en el polo magnético norte) y expansivo o de impulsión (en el polo magnético sur); lo que le proporciona momento lineal y le sirve para capturar la energía fotónica que precisa para seguir interactuando. En las imágenes, que acom-pañan las explicaciones, representaré el efecto de aspiración en amarillo, porque es la zona por donde se captura la energía, y el efecto de impulsión en negro, por contraste. Solo represento la parte del campo donde tienen lugar estos dos efectos con mayor intensidad. Me centraré en los vórtices para que se entiendan mejor las interacciones, sin perder de vista las ruedas. Por otro lado, la imagen luminosa de las ruedas no representa la realidad. Se trata de una represen-tación artística. Pues, los fotones, responsables de nuestra apreciación de la luz y sus colores, son entidades que no actúan en un rango de tamaños inferior al de las ruedas, esto último lo argumentaré más adelante.

2.- Los flujos de bosones son responsables: de los cambios en las cargas de los quarks que componen las ruedas, del mantenimiento de la integridad y de los efectos de aspiración e impulsión de ésta. Por tanto, son la base de las interacciones que describo seguidamente. Pero las fuerzas de la CDC (en especial la fuerza fuerte), generadas por la carga de color de los gluones, no actúan directamente en ninguna de estas interacciones.